Wiki Bloodborne
Advertisement


La Bestia Sedienta de Sangre se trata de una de las terribles bestias a las que el Cazador se enfrenta en la Iglesia del Buen Cáliz.

Descripción[]

La Bestia Sedienta de Sangre se trata de una criatura de aspecto antropomorfo y de envergadura media.

Su cabeza de aspecto semihumano y con rasgos lobunos y porcinos, al igual que su cuerpo, se encuentra cubierta por lo que parece un retal de tela roja fundida en su piel. Su carne, putrefacta e infecta, ha herido hasta el hueso en algunas partes de su cuerpo, y su falta de pelamen le hace tener un aspecto semejante al de los animales con sarna. El manto con el que se abriga deja a la vista en su rostro, una terrible boca con cuatro largos incisivos, dos inferiores y dos superiores, que le permiten desgarrar la carne de sus presas. Además carece de hocico, en su lugar tiene a la vista dos fosas nasales. También es ciega.

Su forma de moverse, cuadrúpeda, se debe a la longitud desmesurada de sus extremidades. Tanto sus extremidades superiores como las inferiores son largas y rematadas por enormes pezuñas semejantes a las manos humanas rematadas por zarpas. Su pelaje es negro, y allí donde sufre los efectos de la sarna, su carne es roja y está inflamada. Su lomo ha sido despellejado, dejando a la vista el músculo sangrante. Además, su cuerpo está lleno de abrasiones y heridas abiertas.

Lore[]

Durante la toma de los Polvorillas del Viejo Yharnam para hacer frente a los abusos y a las crisis que azotaban a la población del valle, un reducto de clérigos se formó en lo más profundo del valle, donde se alza la Iglesia del Buen Cáliz, el primer templo erigido por Laurence y el Coro para conmemorar la comunión con Flora.

Así, este reducto de religiosos, fieles aún a la doctrina de la Iglesia de la Sanación, se vio asediada por los Polvorillas y abandonada por la Logia de Cazadores. No resulta de extrañar pues que durante su asedio, los sacerdotes se sirvieran de sus reservas de sangre y la poca comida que tenían guardada para intentar sobrevivir. Pero mientras que la comida era excasa, la sangre era abundante. Sin embargo, siquiera la voluntad más fuerte logra dominar el susurro del pecado. El vicario de la iglesia, responsable del cuidado de los sacerdotes y líder del grupo, abusó de la sangre y creyéndola una bendición olvidó la máxima de la Iglesia. De esta forma acabó convirtiéndose en la más terrible de las criaturas y perdiendo por completo todo rastro de humanidad.

Desafortunadamente, su sed de sangre no se vio saciada por el derramamiento de la sangre de sus compañeros y se lanzó a las calles del Viejo Yharnam. Pero la sangre solo trae más sangre. Muchos yharnamitas víctimas de la maldición de las bestias se lanzaron a las calles del Viejo Yharnam y la Iglesia de la Sanación decretó un nuevo edicto: el Viejo Yharnam debía arder hasta los cimientos. Un río de fuego habría de correr por el valle para así proteger el Distrito de la Catedral y Yharnam Central. Y así ocurrió. La Iglesia selló los accesos del Viejo Yharnam al exterior y lanzó desde lo alto ríos de fuego que comenzaron a extenderse por las calles quemando a culpables e inocentes por igual. Entonces los Polvorillas, comandados por Djura, se lanzaron en ayuda humanitaria para con las bestias y los humanos. Ni unos ni otros debían sufrir tal tortura. Pero entre aquellas terribles bestias se encontraba la Bestia Sedienta de Sangre, más hambrienta y embriagada por el olor de la carne quemada y la sangre en las aceras que nunca. Esta se lanzó contra el Taller de Otto no sin éxito, ya que Djura y sus Polvorillas consiguieron detenerla en el interior del polvorín y logrando desollarle la espalda y fundir sus ropas de clérigo con su pelamen. Casi muerta, la Bestia consiguió regresar al que antaño había sido su templo, en busca de un refugio seguro.

Cuando el Cazador cruzó las puertas del Viejo Yharnam y se encontró en las ruinas de la tragedia, la Bestia Sedienta de Sangre se encontró entonces con quien sería capaz de ponerle en paz. Acompañado de Alfred, el Cazador se adentrará en la Iglesia del Buen Cáliz con intención de recuperar una reliquia del pasado, sin ser consciente de que tendría que enfrentarse con una bestia terrible.

Galería[]

Advertisement