Wiki Bloodborne
Advertisement

La Bestia Clérigo es un jefe (opcional) en Bloodborne.

Descripción[]

Es una enorme criatura con cuernos horribles y cuyos chillidos suenan como gritos de agonía. Aunque a primera vista la bestia clérigo parece tener un cuerpo desnutrido y casi esquelético, este monstruo tiene una gran agilidad y fuerza sobrenatural. Es uno de los primeros jefes encontrados en el juego.

Localización[]

Lore[]

La Bestia Clérigo se trata de una criatura resultado del consumo de la Sangre Antigua. En su pasado, las bestias clérigo se dicen ser viejos miembros del Coro Clerical de la Iglesia de la Sanación que tras un consumo excesivo de la Sangre Antigua perdieron su humanidad.

El descubrimiento de la Sangre Antigua o Vieja Sangre se dio a partir de las investigaciones de los escolantes de Byrgenwerth los cuales, liderados por Willem y Laurence pretendían evolucionar al Ser Humano en algo más, en un Dios. Willem propició que, tras el descubrimiento de la Vieja Sangre bajo las Catacumbas del Cáliz en Yharnam, la experimentación con la Sangre fuese un campo más de estudio. Este consumo primitivo de la sangre "curativa" de los Grandes supuso el inicio de la enfermedad que asolaría a Yharnam décadas más tarde.

Entre aquellos Escolantes, Laurence y un pequeño grupo, fundó la Iglesia de la Sanación, la cual buscaba difundir el consumo de la Vieja Sangre como un supuesto remedio curativo.

Las bestias clérigos se consideran ser los miembros más ancianos de la Iglesia de la Sanación los cuales a pesar de su voluntad, acabaron por infectarse con la Sangre. El primer vicario de la Iglesia de la Sanación fue Laurence, y este a su vez, es considerado la primera víctima de la Vieja Sangre, pues su transformación solo fue detenida a través de su muerte en manos de su compañero Brador.

Brador, "primer cazador" y un Asesino de la Iglesia, asesinó a Laurence con el fin de evitar un destino fatal, pero en cuanto dio cuenta del peligro de la Sangre a los Vicarios de la Iglesia, estos le incitaron a callar y a aceptar la Campana Silenciosa de la Muerte la cual mantendría siempre su secreto.

A pesar de los intentos de Brador y las pruebas aportadas, la Iglesia de la Sanación prefirió ignorar los consejos de su siervo mudo y los vicarios y sacerdotes siguieron consumiendo la Vieja Sangre, perdiendo así la humanidad y entregándose a su bestialidad. Brador morirá encarcelado y casi demente, obsesionado con su secreto, y las bestias clérigo continuarán reproduciéndose y siendo cazadas con el fin de mantener en alto a la Iglesia sin importar nada más.

Las bestias clérigo no tienen ojos, y por lo tanto son un símbolo de la ignorancia que publicita la Iglesia de la Sanación.

Menciones[]

"Un arma con truco usada por la Iglesia de la Sanación. Se dice que la espada de plata fue empleada por Ludwig, primer cazador de la Iglesia. Al transformarla, se combina con su funda para formar un espadón. Difiere en varios aspectos del diseño del taller, lo que sugiere que la Iglesia esperaba bestias inhumanas mucho mayores." -Descripción de la Espada Sagrada de Ludwig

"Busca la Sangre Vieja. Deja que recemos...deja que participemos en la Comunión. Deja que participemos en la Comunión...y que disfrutemos de la Sangre Vieja. Nuestra sed de sangre nos sacia, alivia nuestros miedos. Busca la Vieja Sangre...pero teme la flaqueza de los Hombres. Las voluntades son débiles y las mentes jóvenes. Las infames bestias nos ofrecerán néctar y arrastrarán a los mansos a las profundidades. Muéstrate recelosa de la flaqueza del Hombre. Las voluntades son débiles y las mentes jóvenes. Si no fuese por el miedo, la Muerte no se lamentaría." -Oración de la Iglesia de la Sanación recitada por la Vicaria Amelia

Batalla[]

La Bestia Clérigo del Gran Puente se presenta ante la Cazadora como una criatura hostil. Al contrario que otros enemigos, como el caso de Rom, la Araña Vacua, la Bestia Clérigo no contará con más fuerza que la suya propia y atacará en todo momento a la Cazadora.

Su condición de licántropo infectado hace que su debilidad al fuego sea notoria, y basta con que la Cazadora que se enfrente a ella utilice balas de mercurio para hacer que se encoja, y cócteles molotov que quemarán su piel. Sus ataques no se dividen en fases, sino que son combos repetitivos.

Primera Fase[]

La Bestia Clérigo rugirá desde lo alto del Puente y se lanzará a por la Cazadora. Su cuerpo, enfermo y demacrado a causa de la Enfermedad provoca que se apoye en el brazo izquierdo y sus patas traseras. Su cabeza es su punto débil, y disparándole a ella, hará que se derrumbe, pudiendo atacarle directamente y provocarle un ataque poderoso de sangre (Parry).

Durante esta fase, la bestialidad de la criatura es la natural. No se muestra más brutal que otro enemigo que es posible encontrarse en las calles de Yharnam. Pero una vez reciba suficiente daño, su lamento inhundará el cielo y dará comienzo la "segunda fase" de la batalla.

Segunda Fase[]

A pesar de que en esta segunda fase no se presentarán cambios en los ataques ni movimientos, sí que la Bestia Clerigo gozará de una mayor bestialidad, su cuerpo se imbuirá en sangre y su velocidad aumentará. Este es en definitiva, el último sacrificio de la poca humanidad que conservaba.

En esta segunda fase, la Cazadora deberá ser más ágil y esquivar algunos de los golpes contundentes que la criatura maldita intentará arremeter.

Curiosidades[]

  • La Bestia Clérigo es una criatura recurrente en el juego, entendiendo que la Iglesia de la Sanación es solo un recuerdo, una sombra de lo que fue en el pasado. Y que sus fieles ya no son tantos tras la propagación de la masiva "enfermedad" de la sangre.
  • La Vicaria Amelia, la Bestia Sedienta de Sangre, o Paarl, son otras bestias clérigo que a causa del consumo de la Sangre y sus pecados han sucumbido a la enfermedad y se han transformado, perdiendo toda su humanidad.
  • La Vicaria Amelia, aunque independientemente de las otras bestias, parece ser la única bestia clérigo consciente de la maldición que sufre y consciente de sus actos.

Galería[]

Advertisement